Patrocinadores de la misión Franciscana: Donaciones mensuales

Todos somos misioneros

El Papa Francisco nos llama a servir “a los más pobres, a los más débiles, a los menos importantes”. Los hijos pobres de Dios son ayudados por los generosos Patrocinadores de la Misión Franciscana, quienes están de acuerdo en hacer tres cosas.

Primero, rezar una oración cada día por las Misiones Franciscanas. Con este compromiso espiritual nuestros patrocinadores inspiran a nuestros frailes, ayudándoles a ser más dedicados a los pobres a los que sirven. Un patrocinador misionero trabaja silenciosamente para difundir las buenas noticias del reino de Cristo a cada nación.

Segundo, los patrocinadores ofrecen un pequeño sacrificio diario por las Misiones. Por ejemplo, uno de nuestros padrinos asiste a la misa de mediodía todos los lunes por las intenciones especiales de los niños pobres en nuestras misiones, mientras que otro toma el autobús una vez a la semana en vez de conducir, ofreciendo la inconveniencia mientras recuerda que muchas de nuestras familias misioneras caminan millas a la escuela o a la iglesia. No dudes que el Señor te mostrará cómo hacer tu propio sacrificio diario si te conviertes en patrocinador de la Misión Franciscana.

Por último, los patrocinadores tratan de enviar una pequeña donación mensual a los Asociados de la Misión Franciscana cuando pueden. Su ayuda permite a nuestros frailes abrir clínicas, escuelas y centros comunitarios, reparar y reconstruir iglesias, y ayudar a aquellos que no tienen esperanza en nuestras misiones en Guatemala, Honduras y El Salvador.

CONVIÉRTETE EN PATROCINADOR DE LOS ASOCIADOS MISIONEROS FRANCISCANOS CON TU DONACIÓN MENSUAL:

Todos los patrocinadores y sus intenciones especiales son recordados en las oraciones y misas diarias de nuestros frailes misioneros. Te beneficiarás de sus buenas obras a medida que las hagas posibles. Eres libre de parar u omitir tu regalo mensual en cualquier momento que te resulte inconveniente, no hay obligación y puedes parar cuando quieras.