Campaña de San Antonio: educando y ayudando a los jóvenes seminaristas

Presentar un nuevo sacerdote al altar de Cristo

No todos los hogares tienen la suerte de contar con un sacerdote entre sus hijos, pero cada familia puede tener su “propio sacerdote” ayudando a un estudiante hacia el sagrado sacerdocio. Tu familia puede tener su “propio Padre Franciscano” contribuyendo a la Campaña de San Antonio, compartiendo así la manutención de un estudiante.

Los sacerdotes y hermanos franciscanos siguen las huellas del Señor Jesús y de nuestro Padre, San Francisco. Aceptan el regalo de la pobreza como una forma de vida. Así que no tienen nada propio, sino que comparten igualmente como hermanos todo lo que Dios provee a través de su generosidad.

Ahora cuesta más de $10,000 al año educar y apoyar a estos seminaristas en sus estudios. Tu donación puede ayudar a cubrir ese costo.

Haz un regalo a la campaña de San Antonio