Misioneros Franciscanos

TU mano amiga puede alcanzar las 1,000 millas

Concienciación

Los misioneros franciscanos se encuentran cada día con los pobres y afligidos que viven en chozas con pisos de tierra y techos de paja con goteras. Ven a los niños enfermos, a madres sin comida, a padres sin trabajo y a niños en harapos sin fuerzas para orar o aprender.

Lástima

Los misioneros Franciscanos recuerdan las palabras del Concilio Vaticano II: “Dondequiera que haya personas necesitadas… dondequiera que los hombres carezcan de medios para llevar una vida verdaderamente sana, o estén atormentados por las penurias o la mala salud; su caridad cristiana debe buscarlos y encontrarlos, consolarlos con gran solicitud y aliviarlos”. La obligación se impone, sobre todo, a toda persona y nación próspera”.

Ayuda

Ayudados en gran medida por la generosidad de nuestros benefactores, los misioneros franciscanos en nuestras Misiones Mundiales están haciendo todo lo que pueden para dar ayuda espiritual y ayuda material.

Nuestro Santo Padre nos exhortó: “Debemos darnos prisa, hay demasiados que sufren”. Así que por favor únete a nosotros para orar y ayudar a los menos afortunados que nosotros.

Deja que tu compasión de corazón y tu mano se extiendan 1,000 millas para ayudar a aquellos que no tienen ninguna otra ayuda en este mundo. En nuestras misiones franciscanas, hasta un dólar llega muy lejos. Así que por favor ayuden a la obra de Cristo hoy.