Menu

Santos devotos

La devoción a los Santos cumple una función importante en la Cristiandad, prácticamente desde sus inicios. Se puede venerar a los Santos, pero no se los debe adorar. Las prácticas devotas deberían promover nuestro amor y compromiso hacia nuestro Dios, el único a quien podemos adorar.

La Iglesia cuenta con un calendario de Santos, a quienes oramos pidiendo que intercedan ante Dios. Es reconfortante pedir ayuda a los Santos, nuestros amigos y defensores, para que se unan a nuestras oraciones por todas nuestras necesidades.

Jesús dijo “llamen y se les abrirá la puerta”, es decir que si somos persistentes nuestras necesidades serán satisfechas gracias a nuestra fe y confianza. Pedimos a los Santos que se nos unan en esta persistente plegaria porque son nuestros amigos, tal como le pediría a un amigo que ore por usted y con usted. ¿No es esta una intercesión? ¡Por supuesto! Nos necesitamos mutuamente.